Compass Box, los ‘niños malos’ del mundo del whisky

Bacardí ha empezado a distribuir en España los blended whiskies de Compass Box, la compañía más transgresora del sector. Esta empresa, creada en 2000 por John Glaser, crea productos tan rompedores que ha chocado un par de veces con la Scotch Whisky Association. Pero, ¿por qué?

Cuando era director de marketing en Johnnie Walker, John Glaser quedó maravillado con el trabajo de los master blender y con las posibilidades creativas que se abrían a partir de la combinación de diferentes añadas, destilerías y materias primas. Pero cuando proponía experimentar con nuevas ideas recibía siempre la misma respuesta: “Las cosas siempre se han hecho así”.

Su amor por el whisky y su visión sobre cómo innovar en la categoría para atraer a nuevos consumidores y sorprender a los aficionados le animó a crear esta singular casa de mezclas, que no cuenta con destilerías propias sino que formula blended scotch whiskies y, en ocasiones, les aplica una segunda fase de añejamiento. Cada whisky que se lanza al mercado, tiene su nombre y etiqueta, magníficamente diseñada por la agencia Stranger and Stranger, responsable de algunos de los mejores packaging de bebidas alcohólicas de los últimos años.

Durante el verano, su brand ambassador Keiran Cusker y Ximena Cervantes presentaron parte de la gama de productos a profesionales. Ahí estuvimos para catarlos y descubrir cómo están hechos y qué decisiones han llevado al resultado final. La transparencia con la que hablan de sus productos es única en el mercado. De hecho, en 2015, de nuevo la Scotch Whisky Association  les prohibió desvelar la composición exacta de sus mezclas por contravenir la ley. Su respuesta fue lanzar una campaña de transparencia, apoyada por otras empresas como Bruichladdich.

Compass Box cuenta con las ideas más sugerentes del mercado, como un blended whisky compuesto por un único whisky de grano y uno de malta o la creación de barricas híbridas que combinan dos tipos de madera. Además, tiene una mayoría de empleadas femeninas, entre ella Jill Boyd, su whiskymaker. Vamos, pues, a repasar algunas de sus referencias en detalle.

Compass Box

Hedonism

Fue el primer producto de la compañía y el que sentó las bases de lo que iba a ser Compass Box en cuanto a innovación e ideas rompedoras. Este whisky obligó a la Scotch Whisky Association a crear una nueva categoría, blended grain. Es una mezcla de whiskies de grano de diferentes destilerías como North British, Cameron Bridge y Port Dundas añejados en barricas de roble americano ex bourbon.

Great King Street

Esta marca agrupa una colección de dos whiskies que se han creado siguiendo antiguas recetas. The Artist Blend busca el perfil de sabor que gustaba a los habitantes de la zona de Edimburgo en el siglo XIX, afrutado, suave y redondo. Es una mezcla de estos whiskies: 45% de grano de Cameron Bridge; Clynelish, que aporta aroma y un tacto delicado; Linkwood, un Speyside con menos cuerpo y su Spice Tree, el toque final que dan a sus productos y del que luego os hablaré.

El Glasgow Blend, por el contrario, sigue la receta de los whiskies de mezcla más populares en la zona de Glasgow, ahumados, potentes y con más cuerpo y aroma. Para lograr este perfil, han mezclado 35% de whisky de grano, Craigellachie para darle cuerpo y estructura, Clynelish, Laphroig joven y el toque de Spice Tree.

Oak Cross

El nombre de este whisky viene de su curioso sistema de añejamiento, que involucra dos tipos de roble. Los whiskies de partida están envejecidos en roble americano pero tras mezclarlos y dejarlos reposar 10 días en una cuba gigante, se someten a otra fase de envejecimiento muy innovadora. Un 60% se mete en barricas ex bourbon de primer rellenado y el 40% restante en barricas híbridas, con duelas de roble americano y tapas de roble francés muy tostadas. El resultado es un whisky ligero tipo Highland, con notas de pera y manzana asada pero con toques especiados y amaderados. Oak Cross tiene un 60% de Clynelish, 20% de Teaninich y un 20% de Dailuaine, que le aporta un interesante toque cárnico y de cuero.

Spice Tree

Lo consideran el hermano mayor del Oak Cross y es uno de los whiskies más emblemáticos de la casa, por lo que lo utilizan como ingrediente en otros productos. Ganó muchos premios en su lanzamiento pero al año la Scotch Whisky Association lo prohibió porque habían añadido a las barricas de roble americano otra línea de duelas de roble francés. Esto, que es una práctica habitual en el mundo del vino, contravenía la normativa del whisky en Escocia por considerarse igual que el uso de chips.

Para poder crear el mismo perfil de sabor sin ir contra la norma, Compass Box creó las barricas híbridas, con maderas diferentes en duelas y tapas, combinando diferentes niveles de tostado. Los whiskies también proceden de Clynelish, Teaninich y Dailuaine, con líquidos de 10 años o más que se dejan reposar 24 meses en una cuba y se terminan en estas barricas híbridas durante un año adicional.

Peat Monster

Este whisky es una mezcla de whiskies ahumados de diferentes destilerías y zonas de Escocia. Laphroaig 7 y Caol Ila de Islay para dar cuerpo; Tobermory y Ledaig de la Isla de Mull que aportan toques florales, grasos y marinos; Ardmore 8 de Highlands que añade al resultado fruta y acidez y, como no, un 1% de Spice Tree. En este caso utilizan barricas viejas con muchos rellenados a sus espaldas para no dar a la mezcla más sabor ni color del que ya tienen todos esos whiskies.

Como hemos visto, el objetivo de Compass Box es trabajar en ideas y conceptos creativos de producto y, posteriormente, elegir las destilerías, barricas y tiempo de envejecimiento más apropiados para lograr el perfil de sabor que materialice su idea inicial y cubra un nicho sin explorar. No solo producen blended whiskies redondos sino que están dando forma a una nueva manera de entender el whisky escocés, a veces levantando ampollas, pero siempre con la idea de hacernos disfrutar más de este preciado líquido.

Elvira Aldaz
Elvira Aldaz

Elvira Aldaz, como publicitaria ha dedicado los últimos quince años a la construcción de marcas en el medio digital, algunas de ellas relacionadas con la gastronomía y los destilados. Además, escribe sobre coctelería y espirituosos en su blog "Un poco de Maldaz" y en varios medios nacionales. Ha cursado el "Master of Spirits" y es coeditora de la revista "Rumporter" en español.

Sin Comentarios

Deja Tu Comentario