Cócteles con cerveza: versionando los clásicos

La cerveza es la reina del bar, la bebida fría más consumida fuera de casa, con unos 70 litros por persona al año.

Muchos clientes buscan bebidas con bajas graduaciones alcohólicas, ya sea por salud, disfrute o porque está creciendo el consumo de día.

¿Puede ser una buena idea unir ambas cosas y tener en nuestro bar algunos cócteles con cerveza?

El consumo de cerveza crece cada año, igual que la cantidad de estilos y marcas que podemos encontrar en tiendas y hostelería. En función de la materia prima, la levadura, el lúpulo, el grado de tostado o incluso por el añadido de saborizantes, hierbas y especias, encontramos en el mercado cervezas muy diferentes, con grados de amargor y perfiles de sabor diversos. Podemos maridar cervezas con aperitivos, comidas ligeras, comidas copiosas e incluso postres. Pero, ¿qué podemos hacer para aportar esos sabores y aromas a nuestros cócteles?

¿Cómo usar la cerveza en coctelería?

Aunque casi nunca sea buena idea agitarla en una coctelera, hay muchas maneras de usar cerveza en un cóctel. Si usamos cervezas con mucho sabor como las IPA o las Porter como ingrediente principal, conseguiremos un cóctel de baja graduación pero con carácter. Por el contrario, si usamos cervezas ligeras como las Pilsner, podremos combinarlas con ingredientes más sabrosos, como sucede en el cóctel de cerveza por excelencia, la Michelada, o utilizarla como base de ponches de verano.

La mejor forma de empezar a experimentar con la cerveza es usarla como sustituto de refrescos como el ginger beer, ginger ale o la soda para completar nuestros long drinks. Si usamos una cerveza muy aromática para hacer un ‘top’, además de aportar dilución y sabor, podremos potenciar los aromas del cóctel hacia lo floral, frutal, tostado o herbal.

Versiones de los clásicos

Aunque en el siglo XIX se consumían frecuentemente, actualmente hay muy pocos cócteles con cerveza conocidos, al margen de tragos como la Michelada, que asociamos a los restaurantes mexicanos. Algunos bartenders me contaban que los cócteles con cerveza son vistos con recelo tanto por los aficionados a la coctelería como por los amantes de la cerveza. Quizás una solución que contente -especialmente a los primeros- sea crear versiones de los clásicos. Os propongo algunas recetas de los típicos y tópicos cócteles de verano con este twist cervecero. Seguro que os inspira para crear las vuestras. Son recetas de Jacob Grier, autor del magnífico libro “Cocktails on tap”.

Mai Ta-Ipa

1 ½ oz. de cerveza IPA

1 oz. de ron blanco

1 oz. de ron añejo

1 oz. de zumo de lima

¾ oz. de orgeat

½ oz. de curaçao

Para esta receta, podemos usar los rones de la receta original del Mai Tai (jamaicano y agrícola) o usar rones latinos que mantengan notas de caña. La cerveza IPA le va a aportar un toque herbal y amargo que encaja muy bien con el espíritu tiki, dándole mayor complejidad. Grier aconseja agitar todos los ingredientes en coctelera, incluso la cerveza, para crear una capa de espuma muy aromática.

Piña Pica

1 ½ oz. de mezcal infundido con chile serrano

¾ oz. de zumo de lima

¾ oz. de shrub de piña (partes iguales de zumo de piña, vinagre de manzana y azúcar)

½ oz. de licor de marrasquino

4 oz. de cerveza lager

Para preparar esta mexicanizada versión de la Piña Colada, tenemos que agitar todos los ingredientes menos la cerveza en una coctelera y servir en un vaso con hielo. Completar con la cerveza y decorar, si se quiere, con sal de gusano.

Caip-beer-inha

Media lima en gajos

1 cucharada de azúcar

2 oz. de cachaça

1 oz. de cerveza IPA

Esta versión más ligera pero más herbal y amarga de una clásica Caipirinha puede abrirle los ojos a más de uno. Se prepara como siempre y la cerveza se añade al final como top. Grier recomienda usar una cachaça con mucho sabor a caña de azúcar para conseguir una bebida más compleja e interesante.

Dark and Stoutly

1 ½ oz. de bourbon o ron añejo

1 ½ oz. de sirope de jengibre y chile habanero

¾ oz. de zumo de lima

Cerveza stout o porter

Las proporciones del sirope son 600 gramos de azúcar, 450 gramos de jengibre fresco en rodajas finas con piel, un chile habanero sin semillas y 480 ml de agua. La cerveza le aporta a este cóctel notas de chocolate, café o caramelo, que encajan a la perfección con el destilado, pero con el aporte refrescante de la cerveza. El toque picante del ginger beer se sustituye por el sirope.

Como veis, la cerveza puede ser un ingrediente muy versátil por la cantidad de estilos que encontramos en el mercado. ¿Qué os parece? ¿Habéis probado algún cóctel con cerveza que recomendéis? ¿Tenéis alguna receta interesante en vuestro bar?

La cerveza puede ser un ingrediente muy interesante para coctelería. Rebaja la graduación alcohólica y aporta un abanico de aromas y sabores que van de lo tostado a lo floral y herbal.

 

Elvira Aldaz
Elvira Aldaz

Elvira Aldaz, como publicitaria ha dedicado los últimos quince años a la construcción de marcas en el medio digital, algunas de ellas relacionadas con la gastronomía y los destilados. Además, escribe sobre coctelería y espirituosos en su blog "Un poco de Maldaz" y en varios medios nacionales. Ha cursado el "Master of Spirits" y es coeditora de la revista "Rumporter" en español.

Sin Comentarios

Deja Tu Comentario