paris rhum fest

El Paris Rhum Fest muestra las últimas tendencias en ron

El Paris Rhum Fest, la cita anual más importante en el mundo del ron en Europa, acaba de terminar. Después de reposar todo lo catado y vivido, podemos identificar ya algunas de las tendencias que marcarán el sector en los próximos años.

Del 13 al 15 de abril, París albergó por sexto año consecutivo el Paris Rhum Fest, el festival de ron más grande de Europa con sus 2800 metros cuadrados, casi 200 marcas y 800 rones. Además de los más de 3.000 profesionales acreditados, sorprende la gran cantidad de aficionados que llenaron el pabellón durante el fin de semana. Consumidores que acudían con amigos, asistían a las masterclasses y hacían catas verticales de sus marcas u orígenes favoritos. En los stands se servía únicamente destilado solo, algo llamativo y deseable, acostumbrados como estamos aquí a servir cócteles en las ferias. Tras tres días conociendo muchos productos y hablando con los responsables de las marcas, hemos identificado cinco tendencias interesantes.

Rones pensados para mixología.

Muchas marcas están desarrollando rones cuya finalidad es la coctelería. Ya no se destinan a la mezcla los rones menos añejados o peores, sino que se trabaja con mixólogos para identificar qué perfiles de sabor necesitan. Una de las propuestas más interesantes del Salón en este sentido fue la de Trois Rivières, que ha lanzado una colección de cuatro rones llamada “Les éditions du bar”.

55 Origines es un ron blanco de 55% que se ha hidratado muy lentamente, creando un ron agrícola muy aromático y complejo. El DoubleWood se ha añejado 7 meses en grandes barricas de roble americano y después 9 meses en pequeñas barricas de roble francés ex whisky, creando un ron muy suave con notas cálidas de cacao, chocolate y café.  El Rhum Vieux de L’Océan se ha hidratado gota a gota con agua de mar Caribe, logrando una gran combinación de notas yodadas, especiadas y amaderadas. Por último, el más sorprendente, Cannes Brûlées, se produce quemando la caña en el campo y, tras destilarse en columna criolla, se hidrata con agua infusionada con polvo de caña quemada y se filtra. El resultado es un ron blanco ahumado con una gran elegancia, perfecto para cócteles como el Penicillin o el Bloody Mary.

Rones que juegan con el terroir y la variedad de caña.

En el mundo del ron agrícola, cada vez es más frecuente hacer referencia a la variedad de caña utilizada y a la finca en la que se ha cultivado. La graduación a la que sale el aguardiente de la columna permite mantener los aromas y sabores que otorga el terreno, el clima y la materia prima.

Ya es habitual hablar de rones monovarietales como el Red Cane de Rhum Island de la isla de Marie-Galante (a partir de caña roja) o La Perle Rare de A.1710 de la isla de Martinica (producido con caña azul) que tienen unos increíbles aromas a frutos rojos  y a pera y trufa respectivamente. El terroir también cambia el resultado final, como pudimos apreciar hace años en la revolucionaria Seléction Parcellaire de Longueteau, que presentó dos rones de caña roja (el número 1 y el número 9) completamente diferentes: uno provenía de una parcela soleada y seca y otra de un terreno húmedo.

Acabados en diferentes barricas.

Igual que en el whisky, la moda de crear una gama de productos acabados en diferentes tipos de barricas ha llegado con fuerza al mundo del ron. Además de los clásicos vinos de Jerez, Oporto y Coñac, encontramos en todas partes rones afinados en Sauternes, un vino dulce francés de la zona de Burdeos. Otros acabados que se van viendo cada vez con más frecuencia son los que se hacen en barricas de vino. Los hay  que usan vino blanco, como el HSE terminado en Château La Tour Blanche, y los que usan tintos, como el ron Maja de El Salvador, afinado en un vino de la zona de Châteauneuf-du-Pape.

También se puede revolucionar la manera de usar acabados comunes como el que se hace en barricas de PX. By the Dutch, marca holandesa que produce sus rones en una de sus antiguas colonias, Indonesia, llamó la atención con una edición limitada con un perfil de sabor muy diferente gracias a sus casi 60 grados y su envejecimiento en un clima frío.

Rones especiados muy variados.

Los rones especiados van ampliando cuota de mercado y se multiplican las referencias: son fáciles de beber solos ya que tienen sabores y tactos más cercanos a los cócteles y dan mucho juego al mezclarlos. En el Paris Rhum Fest pudimos ver recetas muy diferentes que se alejaban de la clásica vainilla y especias aromáticas comunes. Algunos ejemplos son el multipremiado ron de Camboya Samai Kampot Pepper, que utiliza este tipo de pimienta local, o el ron de Guatemala Miracielo, que incluye las pasas y las ciruelas entre sus ingredientes.

Nuevas procedencias.

A pesar de que la caña procede de Papúa Nueva Guinea de donde saltó al Sudeste Asiático mucho antes de llegar a las Antillas y a América del Sur, esta zona del planeta no había producido hasta ahora rones de calidad con vocación internacional. Algunos que pudimos probar en el Paris Rhum Fest son el japonés Nine Leaves, el tailandés Chalong Bay, el camboyano Samai, el vietnamita Sampan y el indonesio Naga Rum.

Otra de las novedades más destacadas de la feria fue la presentación del ron sudafricano Mhoba, producido con jugo de caña fresco destilado de forma artesana en la misma finca donde se cultiva la materia prima. Por otra parte, varias marcas madeirenses fueron a reivindicar con gran éxito sus rones, producidos habitualmente de jugo de caña, que habían quedado relegados durante décadas a un segundo plano. Ojo con los rones de Madeira.

¿Qué os parecen estas novedades? ¿Qué tipos de ron os gustaría que llegaran a España? Nosotros ya estamos esperando a las próximas citas internacionales para poder deleitarnos con estas maravillas. ¡Hasta el año que viene, Paris Rhum Fest!

Elvira Aldaz
Elvira Aldaz

Elvira Aldaz, como publicitaria ha dedicado los últimos quince años a la construcción de marcas en el medio digital, algunas de ellas relacionadas con la gastronomía y los destilados. Además, escribe sobre coctelería y espirituosos en su blog "Un poco de Maldaz" y en varios medios nacionales. Ha cursado el "Master of Spirits" y es coeditora de la revista "Rumporter" en español.

Sin Comentarios

Deja Tu Comentario